LOS MOOMIN

Por: Rita Lemus

¿Quién no recuerda a aquélla simpática familia? Tiernas criaturas abrazables habitantes del “Valle Moomin”. Sin duda una de las más exitosas series japonesas de la década de los años 90.

Creados no en Japón sino en la gélida Finlandia por la ilustradora y pintora Tove Jansson, perteneciente a la minoría sueca habitante en la capital finlandesa, Helsinki. Tuvieron varias versiones animadas, la más famosa fue hecha en Japón bajo el famoso estilo “anime” y fue tal su éxito que incluso los Moomin tienen su propio parque temático en la ciudad finesa de Naantali.

Los Moomin fueron creados para enaltecer toda clase de valores y códigos de buen comportamiento, destacan siempre por su leguaje educado, su ingenuidad, otras características como el amor a la naturaleza, el respeto, el solucionar problemas hablando en vez de peleando o queriendo imponer las ideas propias, el rechazo al materialismo, la amistad y solidaridad.

¿Hipopótamos blancos de los bosques? No son propiamente hipopótamos, son una especie de trolls escandinavos tomados del folklor de su país de proveniencia. También cabe señalar algunas características como su miedo al invierno, pues en Europa del Norte el clima desciende drásticamente y el estado de congelación de la tierra no permite muchas veces actividades en el exterior (mismas que los Moomin adoran), también hay otros rasgos como la celebración de la Noche de San Juan, muy respetada en Finlandia. Hay un episodio llamado “El Diablillo” en el que los Moomin por error liberan a un “demonio” que lleva 500 años encerrado en el tronco de un árbol, condenado a vivir ahí su larga vida inmortal por haber cometido tantos crímenes y haber traicionado una y otra vez a quienes le perdonaban o brindaban nuevas oportunidades. Esta historia recuerda la suerte corrida por Loki, el “mago de las mentiras” y más interesante dios del Asgard, hogar de los dioses nórdicos.

La familia Moomin está integrada por Papá Moomin, Mamá Moomin y Moomin. Cuando se es un niño inocente de toda clase de historias mitológicas esta familia se tomaría como a cualquier otra, pero ya ahondando en el asunto un televidente puede notar que Papá Moomin al ser un ente elemental tiene quizá siglos de edad (dado que el volcán que duerme bajo el mar hizo erupción por última vez cuando Papá Moomin era joven), siempre está intentando escribir sus memorias o alguna historia maravillosa, como la del diablillo.

Mamá Moomin es la imagen maternal para todos los personajes de la serie, siempre preocupada por Moomin, su único retoño, sirviendo y consecuentando en todo a Papá Moomin como una esposa tradicional de cualquier cultura y podría ser también el símbolo de la madre naturaleza misma: la que da incondicionalmente, la que prodiga amor y cuidado, la que procura lo esencial a todos.

Moomin es el protagonista: juguetón y distraído es la juventud inocente y bien portada, es amable, caballeroso, de buen corazón y dócil para recibir ayuda de sus papás y amigos.

Snufkin viste completamente de verde, es el mejor amigo de Moomin y al menos yo no alcanzo a vislumbrar si es un ser humano o un elfo (del tipo de los que aparecen en “El Señor de los Anillos”), aunque a mi parecer es más lo segundo. Viaja por el mundo llevando su tienda de campaña, detesta las posesiones materiales y solo “atesora” recuerdos. Tiene una armónica que toca siempre que se halla solo o cuando tiene un momento de introversión. Es solitario y sabio a pesar de su aparente juventud, aunque se me ocurre que puede tener también siglos de edad.

Otros personajes que completan la serie son Esnorquita (Snorkmaiden en otras traducciones) quien es amiga de Moomin, lleva un flequillo rubio y una pulsera en un tobillo (también de apariencia de hipopótamo) en algunos capítulos su relación con Moomin se limita a una inocente amistad con indicios de romance y en otros capítulos ya se muestran como una ingenua y adorable pareja, son el príncipe y la princesa de varios capítulos. Otros personajes son Sniff y Pequeñita. Sniff es materialista, infantil y cobarde, es la antítesis de Snufkin en una expresión y tiene la forma de una especie de canguro café. Pequeñita es una niña (¿o una duende?) traviesa y revoltosa incapaz de controlar lo que dice y en ello no tiene el menor interés. También aparece el “señor Hemullen” quien es un gran botánico.

La familia Moomin es un gran recuerdo de la infancia de muchos, formaron parte del repertorio animado del canal transmitido por el IPN en México, a mi criterio una de las mejores caricaturas de la década antepasada. En la imagen de izquierda a derecha: Snufkin, el señor Hemulen, Esnorquita, Moomin, Papá Moomin, Mamá Moomin, Sniff y Pequeñita en segundo renglón.


Popularidad: 1% [?]

Sobre Nefrox